Inicio Sociedad Night Shyamalan — «No hay ni bien ni mal»

Night Shyamalan — «No hay ni bien ni mal»

14
0

night_shyamalan-2.jpg

¿De dónde proceden las preocupaciones metafísicas de su cine? Recibí una educación hinduista en casa y católica en la escuela. De niño, me sentí muy decepcionado cuando me enseñaron que Jesús es hijo de Dios. Sus milagros y su sacrificio me parecían menos impresionantes que si hubiera sido un simple mortal. Con el budismo, he descubierto que las religiones son sólo barcas para atravesar el río. No hay que obsesionarse con la barca. A día de hoy, no soy religioso, pero soy creyente, y me gusta interrogarme sobre la fe, sobre las señales que nos rodean, sobre las alternativas posibles.

¿Esta Nación de Fuego que se autoproclama de esencia divina, representa a los Estados Unidos? No, específicamente. Es la metáfora de no importa qué país que se cree superior e instaura un desequilibrio creando relaciones de fuerza y sometiendo al resto del mundo. En el corazón del relato está el drama del genocidio, pero también la cuestión de la ecología. Mi propio nombre, Night, proviene de la tribu indiana de los Lakota, para los que las piedras, los arroyos, las nubes son espíritus a los que respetan. Esta cultura puede parecer primitiva, pero si la aplicasemos nos encontraríamos mejor, ya que, incluso con toda nuestra potencia tecnológica, jamás controlaremos la ley de la naturaleza.

¿No es su filosofía de vida un tanto ingenua? Sí, pero la reivindico plenamente. Soy un gran admirador de Elie Wiesel y de su discurso en Buchenwald, donde explicó que somos los responsables del mundo en el que vivimos. Concluyó citando a Albert Camus : « Hay en el hombre mas cosas a admirar que a despreciar («La peste»). Como él, yo creo que los hombres son fundamentalmente buenos y que hay un motivo para nuestra venida a la Tierra. No hay ni bien ni mal, ni bueno ni malo. Todo es una cuestión de contexto y de información. Debemos ser conciencias despiertas, y es nuestro deber mejorar la condición humana.


Fuente: Paris Match

Traducido por Noelia para Buddhachannel

Artículo anteriorAprovecha tu vida
Artículo siguienteEl gigante del río Mekong, a punto de desparecer