Buddhachannel

Dans la même rubrique

18 juillet 2016, par Stefania Mitrofan

Mahajanaka Jataka

18 July 2016

Mahajanaka Jataka










Instagram





Secciones

La importancia del estudio - Fabrice Midal

Jueves 21 de agosto de 2014, por Buddhachannel Es.

Langues :

La importancia del estudio
Fabrice Midal



Un día, en un café, discutía con Philippe Cornu. Autor del Diccionario enciclopédico del budismo sobre las diversas vías de comprensión de la vacuidad y de los problemas que plantea su exposición en occidente. Una mujer joven sentada en un mesa vecina, que nos había escuchado, se acerco a nosotros: “He escuchado vuestra conversación. Os complicáis la vida, el budismo simplemente consiste en vivir la belleza del momento presente.” Numerosos budistas confunden de esa manera la apertura del no pensamiento con la ausencia de cualquier reflexión. En nombre de una crítica de lo “mental” han puesto el pensamiento a dormir y olvidan que el estudio es, en su sentido verdadero, práctica.

La llamada a superar una relación mental y voluntarista, “conceptual”, con todas las cosas no tiene nada que ver con un abandono de la actividad del pensamiento. ¡Extraño contrasentido! Muestra como se ha convertido en difícil, para nosotros, occidentales, entender lo que puede ser una relación no utilitaria, no marcada por la preocupación de dominar la experiencia de pensar. Esto es, sin duda, que no sabemos pensar todavía.

Muy a menudo cualquier esfuerzo por superar un conjunto de convenciones estériles y vagas es tomado por un intelectualismo contrario a la práctica de la meditación. Esto es una catástrofe. Sin un esfuerzo serio por cuestionar las propias ideas recibidas, los conceptos, nos agarran por la punta de la nariz. La denuncia de la reflexión es el lecho de todos los totalitarismos, tanto el de nuestro propio ego, como el de los estados que han hecho estragos en el siglo XX. Es el momento de volverse responsables.

La práctica de la meditación sin una comprensión de la perspectiva que la anima se convierte en una gimnasia sin amplitud, una esfera donde es posible dirigirse a placer para protegerse del carácter abrupto de la existencia. Estudiar es la vía obligada para que nuestra mirada se enderece y despierte. Un esfuerzo así ciertamente demanda, para no enfrascarse en la vana erudición estar vivo y alerta a lo posible. Práctica y estudio, experiencia y disciplina son las dos alas del mismo pájaro: “El verdadero conocimiento es siempre recogimiento sobre su objeto y el verdadero recogimiento no puede no conocer este objeto perfectamente (1)” Es un error muy occidental oponer la meditación al estudio, como si existiera alguna oposición entre ambos. Si la meditación es realmente la vía budista, sin embargo depende de la perspectiva que la sostiene.

Sin comprender la forma en la cual la velocidad y el movimiento de nuestro espíritu nos determina, ¿cómo practicar? El budismo está muy al corriente de que nuestro pensamientos limitan y controlan nuestra vida. Lo que existe para nosotros condiciona lo que vemos. Si no hemos examinado nunca esta suposición, creeremos en la existencia de un yo substancial, cada una de nuestras experiencias confirmará esta creencia y todo lo que nos llegue será manipulado para confirmar esta creencia. No podemos pues sentarnos con nuestra concepción habitual y convencional de un “yo” intacto. Si lo hacemos, nuestra práctica no hará más que reforzar esta idea. Los estados agradables nos volverán felices, y los estados penosos nos desanimaran. Nos será imposible mirar de forma imparcial aquello que se manifiesta.

La dificultad para entender una enseñanza budista reside en nuestras propias preconcepciones sobre lo que significa estudiar. Para nosotros el pensamiento permanece a menudo como un ejercicio intelectual, teórico y escolar. No vemos que puede ser una autentica práctica, una aventura que nos habrá al mundo de una manera inesperada y viva. El estudio no es, en una perspectiva espiritual, erudición sino conocimiento – donde se es uno con aquello que se tiene en vista.

Nuestra relación con el budismo permanece a menudo marcada por la educación que hemos recibido. Y no somos a menudo conscientes del todo, en tanto que nuestra educación constituya el único horizonte que conozcamos. Creemos estudiar el dharma o – prefiriendo investirnos en la práctica – no estudiarlo, sin saber de ninguna manera que es el estudio.

Un trabajo de reflexión reflexión es necesario sobre que quiere decir el hecho de “estudiar”, que puede también designar el pensamiento filosófico como aventura, la contemplación o también la confrontación poética. Vemos aquí, nuevamente, como el budismo, por no ser de occidente, trabajado en el crisol de occidente es desnaturalizado – prisionero de impensados que lo privan, independientemente de nuestra intención, de cualquier sabor. El budismo occidental no es una deformación del budismo, sino la única posibilidad duradera de preservarlo.

En los diferentes centros budistas es dada a menudo una enseñanza que se articula, con más o menos suerte y rigor, con la práctica de la meditación. Hay ahí un equilibrio que puede recargar el sentido de la trasmisión espiritual y alimentar la palabra que lo testimonia. Pocas personas saben que numerosos budistas consagran sus veranos a estudiar los textos canónico, por ejemplo las obras de Nagarjuna, con sus diferentes comentarios indios, chinos o tibetanos.

Numerosos desafíos se plantean si embargo para permitir la expansión del estudio del budismo en un contexto espiritual actual. La enseñanza permanece a menudo – y de forma paradójica vista la historia y el sentido del budismo – escolástica. Se presentan lista austeras de afirmaciones a aprender sin discusión y ello muy particularmente en el seno de la tradición tibetana. O también la enseñanza se reduce a un conjunto de convenciones fastidiosas, engranadas unas tras otras.

Hace falta un esfuerzo por pensar una pedagogía de la enseñanza que responda más adecuadamente a nuestra manera de pensar y a la educación que hemos recibido – favoreciendo la facultad de reflexión y no solamente de memorización.

A menudo hace falta también una experiencia de pensamiento que ponga esta tradición en cuestión y la interrogue. Le falta entonces el elemento de aventura que le permitiría ser la prueba autentica de aquello que está en juego en la situación misma donde se pone a prueba, se despliega y busca estar viva.
(1) Patrick Carré, “Commentaire” en "Fa Hai, Le Soutra de l’Estrade du sixième patriarche Houei-neng" París, Ed. du Seuil, 1995, p. 168.


Fuente: huellaszen.blogspot.com




Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?