Buddhachannel










Instagram





Secciones

El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio

Martes 3 de agosto de 2010

Langues :

“El odio es el mayor veneno de la mente”

Fue un joven radical “no peligroso”. Ahora, con 55 años, el filósofo se empeña en buscar el término medio de las cosas. Canadiense y desde 2003 estadounidense, sus obras están prohibidas en la universidad donde trabaja. El autor de “Más Platón y menos Prozac” publica un libro en el que, a través de Aristóteles, Buda y Confucio, intenta solucionar los problemas del mundo actual. (Extracto de una entrevista a Lou Marinoff).

Vive emboscado entre las hojas tardías del otoño y las hojas siempre frescas de cientos de libros de historia y filosofía. Lou Marinoff se las sabe todas, o casi todas, comprimidas entre el busto austero de Sócrates y la estatua feliz de Buda que libran un singular pulso en las estanterías de su bucólico retiro. A ratos perdidos sueña que es Andrés Segovia, interpretando a la guitarra al maestro Torroba o a Turina...

Acaba de cumplir los 55 y se ha quitado de encima unos cuantos kilos y una buena ración de barba desde la última vez que lo vimos, cuando Más Platón y menos Prozac era el libro más vendido y las Torres Gemelas brillaban a lo lejos desde su azotea en Nueva Jersey. Hace tres años le dieron la nacionalidad norteamericana, que ahora comparte con la canadiense, y tuvo que jurar que no ha pertenecido a ningún partido comunista.

Lo suyo, ahora, es El ABC de la felicidad, libro que repasa las enseñanzas de Aristóteles, Buda y Confucio para aplicarlas a la vida y tender un puente imaginario entre las orillas, cada vez más irreconciliables, de este mundo dividido y convulso.

P. En su libro usted plantea soluciones filosóficas para no vivir en los extremos, sino en el «término medio». ¿No le estaremos quitando pasión a la vida?

R. Es imposible eliminar la pasión... Hay gente que la lleva en la sangre y no lo puede evitar. En todo caso sugiero que hay que aprender a encauzarla y a expresarla de una forma positiva, para evitar que se convierta en una fuerza destructiva.

P. ¿Se puede ser pasional defendiendo la moderación?


R. Por supuesto. Yo me considero pasional por naturaleza; me puedo poner muy pasional defendiendo el término medio.

P. Y díganos, ¿cuando usted era joven, no le tentaron los excesos?

R. De acuerdo, no soy un sacerdote y no aspiro a meter a los jóvenes en un monasterio... Sí, he de confesar que fui radical en mi juventud, pero no peligroso. La adolescencia y la juventud son como explosiones de energía... Debemos tener libertad para cometer errores, pero hay que tener cuidado para que los errores no sean fatales e irreversibles. Yo le diría a cualquier joven, empezando por mi propio hijo: «Ve, explora por ti mismo, pero no vayas tan lejos que luego no seas capaz de volver».

P. ¿Se puede enseñar en las escuelas el «término medio» que usted propone?

R. No sólo se puede, se debe. Hay que enseñarles a los niños a erradicar el odio, que es el mayor veneno de la mente y de las relaciones humanas. Los niños aprenden el odio, como aprenden la avaricia y la envidia, otros dos venenos peligrosos. La tolerancia, la serenidad y otras virtudes seculares que están desde hace siglos en la filosofía deberían entrar también en las escuelas.

P. En su libro habla usted de los filósofos ABC. Empecemos por la «A» de Aristóteles...

R. Iré al grano... La moralidad de Aristóteles está basada en la «proporción áurea», que consiste en huir del exceso y del defecto, encontrar la medida adecuada y justa, que puede ser diferente en cada uno. Aristóteles nos invita a la búsqueda personal, a descubrir nuestra «virtud». Ahí está, según él, la raíz de la felicidad. Si no nos desarrollamos personalmente, estaremos siempre insatisfechos. Aristóteles es la ciencia, el premio Nobel, los deportes olímpicos, la idea griega de la supremacía del individuo.

P. Pasemos a la «B» de Buda...

R. Dejemos a Buda para el final. Prefiero pasar a la «C» de Confucio porque es el complemento ideal de Aristóteles. Confucio admite que tiene que haber un equilibrio, y ahí está la base del taoísmo, el yin y el yan, los opuestos complementarios... Defiende el orden social, sostiene que el individuo alcanza su razón de ser en comunidad. Todos somos parte de una matrix social, y nuestro reto es encontrar nuestro lugar en ese mundo. Confucio es la cooperación, la familia, la comunidad.

P. Insistimos en Buda...

R. Buda está en la mitad de la mitad. El budismo combina la individualidad y la interdependencia. De alguna manera, la felicidad individual depende de la felicidad colectiva: tú no puedes ser feliz si los que están a tu alrededor no lo son. Existimos como comunidad de individuos, pero no podemos vivir en aislamiento. El budismo toma prestados elementos de las otras dos filosofías, es el término medio dentro del término medio, el puente entre Aristóteles y Confucio.

P. ¿Y si tuviera que elegir a uno?


R. Me quedo con Buda. Porque al final, lo que es realmente importante para el individuo es tener un buen corazón y encontrar la serenidad en la vida. El budismo es el sistema más avanzado. Aristóteles nos da la ciencia y el desarrollo intelectual. Confucio, la disciplina y el sacrificio por los otros. Y Buda pone el buen corazón y la serenidad mental, que para mí son los ingredientes imprescindibles para la felicidad... Todos los problemas del mundo se deben a esas dos graves carencias. Necesitamos a Buda más que a los demás.

P. ¿Hay sitio para Jesús y Mahoma entre los tres?

R. ¡Uf!, entramos en terreno fanganoso. Si uno mira las enseñanzas de Jesús, independientemente de lo que ha interpretado la Iglesia, se parecen mucho a las de Buda. El amor al prójimo, la compasión, la buena voluntad... Enseña básicamente lo mismo, pero habla del más allá, y ahí está la raíz del problema. En el Corán se habla también de Alá el piadoso, de la bondad, de la caridad. Pero Mahoma pone el énfasis en la otra vida... Y ahí está la distinción. Los filósofos ABC se centran en el aquí y ahora. Su mensaje es el mismo: no tenemos que esperar. No hay cielo, no hay infierno, hay lo que tenemos. Y tenemos también el poder de cambiarlo. El problema del cristianismo y del islam es que quieren hacer las cosas pensando en el más allá. Algunos de sus seguidores hacen daño ahora porque piensan que les va a ayudar en la otra vida o porque creen que así irán a un lugar mejor.


Fuente: www.elmundo.es

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?

18 Mensajes

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 21 de septiembre de 2010 10:05, por Lic. Alfonso German Arreola

    EFECTIVAMENTE, la FELICIDAD se logra con el equilibrio y ese "Término Medio" que nos hace sentir el AMOR.
    Los INTINTOS Y LOS REFLEJOS, son parte de la MEMORIA genética que, en el cerebro, va generando ZONAS para que funcionen adecuadamente las diferentes partes del ORGANÍSMO.
    Al principio, no hay sino actos reflejos naturales, que se van perfeccionando y generalizando con los condicionados y adquiridos. Después, los reflejos adquiridos, tanto de manera conciente como inconciente, se organizan en hábitos, y al final, aparece la inteligencia práctica. Cuando un reflejo incondicionado, es acompañado o precedido inmediatamente de algún otro asociado con el, este otro, si se repite muchas veces, GENERA LA MISMA RESPUESTA, por sí solo, Y producirá, UNA respuesta igual a la que en un principio era natural.
    Toda percepción, activa el mecanismo de estímulo respuesta provocado por INSTINTOS y REFLEJOS, pero el cerebro, también almacena REPRESENTACIONES que van formando la mente.
    Hellen Keller, alcanzó fama mundial, y era ciega, sorda y muda.
    (Su historia, me hizo comprender la importancia del oído y la vista. Sin escuchar, es muy difícil aprender un idioma y comunicarse. Sin ver, no hay muchas opciones para movernos, y apreciar la Naturaleza. Por eso era muda)
    Lo que percibimos por medio de los sentidos, son experiencias que, gracias a los instintos, la memoria y los reflejos, van formando la INTUICIÓN.
    Más tarde, con instrumentos de precisión, y un idioma, todo eso se convierte en lógica, y con un método adecuado, aprendemos a razonar, y comprender la ciencia y la tecnología.
    EL CEREBRO
    En el cerebro, se traducen todas las percepciones, en cargas electroquímicas y magnéticas que se van acomodando en las neuronas como si fuera un código de barras que se activa con nuevas percepciones.
    La suma de instintos, reflejos, memoria y experiencias, van desarrollando la INTUICIÓN que, con un idioma, se convierte en LÓGICA y permite el razonamiento que ha dado lugar a muchos INVENTOS.
    LA MENTE
    En el ser vivo, hay REACCIONES, MECÁNICAS, ELECTROQUÍMICAS Y BIOLÓGICAS: Hay células que reciben estímulos y responden con reflejos, y otras que guardan información. ESTAS ÚLTIMAS, SE LLAMAN NEURONAS, Y SON LAS QUE FORMAN REDES que dan lugar a LA MEMORIA. Hay muchos estímulos y sensaciones que nos hacen recordar, y si somos conscientes, podemos repetir o evitar determinadas respuestas, de acuerdo con la satisfacción, malestar, alegría o curiosidad que hayan provocado en nosotros experiencias anteriores.
    Entre los reflejos y los instintos hay una mezcla continua, sin que pueda determinarse con toda precisión, donde terminan unos y cuando empiezan los otros. Esos factores, nos hacen alejarnos de lo que es nocivo o peligroso, y acercarnos a lo agradable o útil; de manera automática, y contribuyen a nuestra adaptación con el ambiente para la conservación de la vida y de la especie.
    REFLEJOS
    Los hay NATURALES, CONDICIONADOS, Y APRENDIDOS DE MANERA CONSCIENTE E INCONSCIENTE. Los reflejos permiten que el organismo mantenga su equilibrio con el ambiente. El medio ambiente natural, provoca hábitos naturales que, casi siempre, son positivos, sanos útiles y agradables.
    LOS ACTOS REFLEJOS naturales, e instintivos, dan lugar a conductas que nos se pueden REPROCHAR.
    Al principio no hay sino actos reflejos naturales, que se van perfeccionando y generalizando con los condicionados y los adquiridos. Después, los reflejos se organizan en hábitos, y al final, aparece la inteligencia práctica. Cuando un reflejo incondicionado, es acompañado o precedido inmediatamente de algún otro asociado con el, este otro, si se repite muchas veces, después el condicionado, por sí solo, producirá, la respuesta que en un principio era natural.
    (Los hábitos, pueden cambiarse con los ejercicios adecuados). Toda formación de reflejos no naturales, presupone la formación en el cerebro de conexiones nerviosas temporales que anteriormente no existían, y que se forman a nivel de la corteza cerebral. (Por eso, se habla de memorias a corto y largo plazo).
    HÁBITOS
    LOS HÁBITOS, se forman con distintos tipos de reflejos, y así, se han desarrollado una gran cantidad de hábitos y costumbres sociales como la religión y el idioma. (Lo que se hace con frecuencia, se convierte en una serie de movimientos que llamamos HÁBITO, y pronto se convierten en reflejos estructurados de manera automática y continua en cada individuo: Amarrarnos los zapatos, vestirnos, abrochar los botones y el cinturón, manejar un automóvil etc. Todo eso, requiere aprendizaje y práctica: pero luego, se MECANIZA de tal manera, que DEJAMOS DE PENSAR en ello y ponemos nuestra atención en lo inmediato que tenemos que hacer en cada momento determinado)
    REFLEJOS CONDICIONADOS.
    El condicionamiento es el procedimiento más frecuente utilizado en el adiestramiento de animales, PERO AL PARECER, NADIE SE HA DADO CUENTA que: Las creencias, el idioma y muchas costumbres, son reflejos condicionados.
    Existe error, cuando afirmamos, de buena fe, una cosa que no existe, e incurrimos en falsedad, si negamos algo que sabemos que existe. (No es malo equivocarse; NOS SIRVE DE EXPERIENCIA, si corregimos y aprendemos a ser mejores)
    La verdad es DESCRIPTIVA, y por eso es CAMBIANTE. (si me piden que diga la verdad acerca de un individuo trepado en una rueda de la fortuna, y relato CUANDO ESTA ARRIBA, ABAJO, A LA IZQUIERDA O A LA DERECHA de ese circulo en movimiento, la VERDAD* que diga, nunca será igual, PORQUE LA VERDAD “ES LA EXACTA representación que hacemos en nuestra mente de una realidad OBJETIVA pasada o presente”) Esa fórmula, es un RECIPIENTE que podemos llenar con distintos contenidos No hay verdades únicas o universales. “En un principio era el verbo”, es una frase que adquiere pleno significado; si hay una exacta correspondencia entre lo que percibimos de manera natural y lo que comunicamos a otros. Verdad y falsedad, no existen sin un idioma. Lo que cambia, son los distintos CONTENIDOS con que llenamos los supuestos de esa fórmula para sacar determinadas conclusiones. Por eso, “Solo la Verdad nos hará libres” y el que escucha o lee, no puede saber con certeza si el que habla o escribe, esta diciendo la verdad, excepto cuando la experiencia, nos lleva a las mismas conclusiones.
    En cambio, la sabiduría es PRESCRIPTIVA, y por eso tiene la pretensión de ser SIEMPRE IGUAL Y PERMANENTE. Al decir que algo debe hacerse o no, SE ESTÁ orientando sobre aquello que traducido en conducta, SERÁ positivo, para el grupo social.
    INTUICIÓN
    La verdadera es infalible; pero, es fácil confundirla con temores suscitados por el miedo, con deseos o con peligrosas presunciones de infalibilidad. Esta especie de sexto sentido, no debe confundamos con una mera opinión, con un deseo, con una apuesta de futuro o con una reflexión. (Algunas veces, la podemos asociar con el pensamiento racional, y no siempre nos gusta lo que nos comunica, ni siempre da tiempo a que pensamiento racional se mantenga conciente para interferir. Su mayor afinidad, es con las emociones.)
    Cuando comprendí que el odio me hace más daño a mí que a quienes lo provocaron, empecé a razonar
    En conclusión: El instinto, más la memoria y la experiencia, van dando lugar a la INTUICION que se desarrolla al asociarse de manera INCONSCIENTE: bienestar, calma, o peligro, con lo análogo que está presente en cada instante determinado.
    La MENTE, Se va formando con nuestra MEMORIA (Consciente e INCONSCIENTE) en el cerebro de cada uno de nosotros. Por eso, la INTUICIÓN, es PARTE de la MENTE, y es lo que nos da "Certeza de lo que se espera y convicción de lo que no se ve", Es un PRODUCTO, (es algo semejante a la música: El aparato, sería el Cerebro, las cargas eléctricas gravadas en el disco, la Memoria, y la SINCRONÍA de ambos, sería la Mente, (Que se reactiva siempre que hay nuevas experiencias o asociaciones) Debido a que, muchos recuerdos, se producen cuando surge la sincronía de estímulos y respuestas, que al ser reactivadas por nuevas percepciones (cargas eléctricas), se fortalecen, (reescriben) debilitan (borran) o deforman (Combinan)
    Recordar, puede servir para evitar la repetición de los errores y para aumentar los aciertos. Entre más experiencias, y más recuerdos en ambos sentidos tenga cada uno de nosotros, más se refuerza ese punto de referencia que llamamos "Yo" si se domina un idioma.
    Quién entiende lo anterior, busca el equilibrio y la armonía y encuentra la paz interior, desarrolla su conciencia y siente el amor que le hace sentir la verdadera felicidad.
    Esta es mi aportación y mi comentario al magnífico articulo que acabo de leer.
    Lic. Alfonso Germán Arreola

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 26 de septiembre de 2010 01:09, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    HAY UN PUNTO DE EQUILIBRIO ENTRE DOS EXTREMOS Y LO PODEMOS ENCONTRAR. La mente, ES UN PRODUCTO DE LA ACTIVIDAD PROVOCADA POR TODO EL SISTEMA NERVIOSO. EN EL CEREBRO. HAY UN RÍTMO EN LOS DISTINTOS ÓRGANOS, QUE GENERAN UN EQUILIBRIO EN TODO EL CUERPO, Y EL RESULTADO, ES COMO LA MÚSICA.

    “Cada cabeza es un mundo” Pero ya existen muchos instrumentos de precisión y experiencias que permiten el conocimiento verdadero de aquello que da bases para experimentar o RESOLVER muchas cuestiones Aprender a distinguir entre lo urgente, lo necesario, lo importante, lo conveniente y justo, puede ser más fácil de lo que parece, si reflexionamos en las consecuencias que puede traer actuar o no en determinado sentido y en un momento determinado.
    Por eso son importantes las REGLAS COMUNES o puntos de referencia CLAROS Y PRECISOS para quienes buscan el acuerdo y no la confrontación o la competencia, que solo dan lugar a la envidia, el odio y la guerra.
    Hacer que la gente comprenda que muchas veces, usamos las mismas palabras con diferentes significados y que nuestras mentes individuales, se han formado de múltiples experiencias muchas veces opuestas, facilitará obtener acuerdos convenientes para todos.
    Nuestras experiencias y los estímulos presentes en cada momento y lugar determinados, reactivan recuerdos, y nos hacen reflexionar, o simplemente actuar de diferentes maneras o no hacer absolutamente nada. Puede haber riesgos y hay que determinar, si conviene o no aceptarlos, de acuerdo con el objetivo que queremos alcanzar, y estar conscientes de si esos riesgos, conllevan un “todo o nada”.
    Lic. Alfonso Germán Arreola.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 27 de septiembre de 2010 07:32, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    El Espíritu, no es materia ni energía, pero no puede manifestarse sin ellas. Es como la MENTE, pero ésta, para llegar al ESPÍRITU, necesita crecer y depurarse hasta controlar y poner orden en la materia y la energía que hay en su cuerpo.
    Si desarrollas tu mente CORRECTAMENTE y sigues avanzando, te identificarás cada vez más con el espíritu y tal vez, en una primera instancia, hasta pierdas el deseo sexual. Pero si te equilibras, con el tiempo lograrás armonizarte y gozar de la sexualidad. Si al deseo físico personal, le agregas la atracción por la belleza, y además eres conciente del verdadero amor, conocerás la FELICIDAD.
    El cuerpo es lo que nos hace posible percibir y manifestarnos en la materia. Sin él, NO HAY NADA MÁS. Una mente ordenada permite alcanzar el equilibrio, la paz, y la felicidad. Somos un sistema y nuestro funcionamiento tiene que ser como el de una orquesta.
    La mente no es un órgano físico, sino un PRODUCTO que resulta de clasificar y sintetizar conceptos en nuestro proceso de crecimiento y expansión.
    La dignidad, es una combinación de conciencia y verdadero amor.
    Cada uno de nosotros, tiene distintas perspectivas de una misma realidad. Pero la sabiduría, es una serie de normas que .resulta de reunir, controlar y procesar pensamientos, para luego hacer frases que dan un consejo útil y positivo.
    Con los sentidos, captamos, y con el cerebro, los idiomas e instrumentos de precisión, generamos ideas, que luego clasificamos
    El cuerpo nos permite plasmar y dar vida a los pensamientos a través de la acción física, al hablar, escribir o representar cosas o ideas con dibujos, estatuas, signos o símbolos, PROVOCAMOS IDEAS EN OTROS. Lo anterior, da forma más o menos permanente a lo que genera nuestra mente. Es bueno investigar, pero SI NO SOMOS ESPECIALÍSTAS EN DETERMINADA MATERIA, es mejor vivir y convivir de la mejor manera posible con quienes nos rodean.
    El cielo y el infierno, los hacemos nosotros aquí en la Tierra, cuando no entendemos que PODEMOS ENTENDER, y cambiar muchas de las cosas que nos rodean y a nosotros mismos.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 1ro de octubre de 2010 06:54, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    LA VERDAD
    La verdad, es la exacta correspondencia entre lo percibido y lo expresado a otro, es lo que ocurre en cada momento y lugar determinados, pero el que escucha o lee, no puede saber con certeza si el que habla o escribe, esta hablando sin engaños ni mentiras, excepto cuando la experiencia, nos lleva a las mismas conclusiones. La Verdad es NEUTRAL Y CAMBIANTE Y PURAMENTE DESCRIPTIVA (Es lo que es, NOS GUSTE O NO Y NOS CONVENGA O NO). LA SABIDURÍA en cambio, es PRESCRIPTIVA DE lo que “resulta útil para nuestra SALUD, NUESTRA CONSERVACIÓN Y PARA NUESTRO PERFECCIONAMIENTO.
    Las descripciones deben contener aseveraciones de lo que es verdad, y las normas, consejos de SABIDURÍA que al traducirse en conducta, generan convivencia y bienestar. Unas son hechos observables, y las otras, consecuencias que se derivan de acciones y conductas acordes a reglas generales, de acuerdo a la suma de experiencias que resulta de las relaciones entre acciones y consecuencias ya observadas. Así, se pueden CONCRETAR y ser ÚTILES VERDADES Y NORMAS para EVITAR EL DESACUERDO Y LA CONFUSIÓN.
    El término ética se refiere principalmente a la SABIDURIA, que se refiere al DEBER SER que se descubre por el esclarecimiento de las ideas que se forman con la experiencia de lo que ennoblece y lo que degrada y que es la base de la enseñanza. Eso naturalmente, no evita que otro te haga lo que no te gusta; pero si nunca rompes la regla, menos serán aquellos, que te hagan lo que tu nunca has enseñado.
    Si los integrantes del gobierno de cualquier país, plasmara en sus normas constitucionales que un manzano es una higuera, aunque haga jurar a todos solemnemente esa “verdad”, al llegar la cosecha, sus frutos DIRÁN LA VERDAD, pues no serán higos sino manzanas.
    Por eso, quienes acatan el consejo, de no hacer a otros lo que no soportarían que otro les hiciera, reducen considerablemente las posibilidades de quedar expuestos a la enfermedad; pero no es una verdad, sino una Norma de conducta. El hombre sabio no lo es en todas las cosas, ni envidia la sabiduría de otro, sino que la hace suya.
    Salud, felicidad, seguridad, vestido, vivienda, bienes de uso etc., son nombres de estados y bienes que la mayoría de las personas, estimamos superiores o mejores que otros de acuerdo con experiencias comprobables y repetibles con LIBERTAD RESPONSABLE. Si la razón se carga de sabiduría para obrar conforme a la naturaleza, todos viviremos mejor., Sin prescindir o descuidar una sola de sus partes.
    Un seguro social y una existencia mínima cómoda para todos los participantes. El bienestar común crea unidad en la comunidad.
    Miles de millones son buenas personas y viven mejor que quienes matan o roban, (Estos últimos, son pocos en comparación con los casi siete mil millones de personas que hay en el mundo). Podemos trabajar, ayudarnos y ser buenos amigos.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 3 de octubre de 2010 21:39, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    Hay a quienes no les gusta leer textos largos.
    En la frase que pongo a continuación, está la clave de lo que propone el autor:
    "Los filósofos ABC se centran en el aquí y ahora. Su mensaje es el mismo: no tenemos que esperar. No hay cielo, no hay infierno, hay lo que tenemos. Y tenemos también el poder de cambiarlo".

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 30 de octubre de 2010 05:06, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    Los sistemas económicos, al igual que los idiomas y las creencias religiosas, se expanden por imitación. Muy poco se dan cuenta que pueden cambiar al razonar adecuadamente para celebrar acuerdos y vivir mejor.
    Si buscan el Internet instintos reflejos memoria experiencias intuición curiosidad e imitación, van a encontrar muchas explicaciones de las "culturas" los sistemas y las costombres más generalizadas.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 2 de noviembre de 2010 07:33, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    Al parecer, ya nadie lee ésta página y la estoy recomendando a mis amigos
    ¿Hay alguien que pueda responderme si hago mal?

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 13 de febrero de 2011 06:53, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    Cuando yo veo el sol, con frecuencia me doy cuenta de mi acto de ver el sol; que es un objeto del cual tengo un conocimiento directo. Cuando deseo alimento, puedo ser consciente de mi deseo de alimento; así, «mi deseo de alimento» es un objeto del cual tengo un conocimiento directo: pero sin un idioma, no habría un NOMBRE específico para cada cosa. Del mismo modo podemos ser conscientes de nuestro sentimiento de placer o de pena, y, en general, de los acaecimientos que ocurren en nuestro cuerpo, gracias al empleo de nombres que aprendimos. Ningún conocimiento directo puede ser denominado autoconsciencia, UN IDIOMA, es la fuente de nuestro conocimiento de los objetos mentales.
    Lo que ocurre en LA MENTE de los demás, SOLO es conocido por medio de nuestra percepción de sus palabras, sus gestos y los movimientos de su cuerpo, es decir, por medio de nuestros datos de los sentidos, asociados con palabras.

    Parece natural suponer que la autoconsciencia que se adquiere con un idioma, es una de las cosas que distingue a los hombres de los animales: podemos suponer que los animales, aunque tengan conocimiento directo de los datos de los sentidos, no adquieren jamás consciencia de este conocimiento, ni conocen jamás su propia existencia, pues carecen de NOMBRES para todas las cosas y seres vivos que los rodean.
    No quiero decir que duden de su existencia, sino que no adquieren jamás consciencia del hecho de tener sensaciones y sentimientos

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 23 de febrero de 2011 03:54, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    La frase que sigue, me hizo meditar:

    "No hay cielo, no hay infierno, hay lo que tenemos. Y tenemos también el poder de cambiarlo".

    Si analizamos el contenido básico de las principales religiones que hay en el mundo y la forma que tienen de convivir quienes las practican, encontramos que el acuerdo y la cooperación, dan por resultado un verdadero bienestar común que a todos nos beneficia y que, con ese poder que tenemos de cambiar muchas cosas (Empezando por la forma de comportarnos con los demás) debemos perfeccionar los programas de educación para comunicarnos y de capacitación para trabajar en la producción y el intercambio de bienes y servicios que den lugar a un verdadero bienestar común y a una convivencia armónica.
    Con la tecnología existente, y una paternidad responsable, podemos terminar con la ignorancia y la miseria que hay en el mundo.
    No es fácil, ni puede darse de un día para el otro; pero:
    "No hay cielo, no hay infierno, hay lo que tenemos. Y tenemos también el poder de cambiarlo".
    Hagámos uso de ese poder y formemos sociedades sin violencia y sin odio.
    Lic. Alfonso Germán Arreola

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 6 de mayo de 2011 07:26, por Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

    Muchos esperan ayuda, y muchos trabajo, carecen de asistencia médica elemental y no tienen techo. Una auténtica civilización, con un desarrollo humano integral y solidario, se puede regular adecuadamente para acabar con muchos problemas

    repondre message

    • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 21 de mayo de 2011 22:21, por Lic. Alfonso Germán Arreola

      Cuando unos pocos se reparten los bienes disfrutando de todas las comodidades, mientras la mayoría vive en la miseria, es porque faltan la EDUCACIÓN Y la CAPACITACIÓN adecuadas. Si se entiende, se forjará un mundo mejor para todos y acabarán la ignorancia y la miseria.
      La sabiduria, ya existe, solo hay que aprender a usarla viviendo de la mejor manera posible. La escritura posibilita un aprendizaje acumulativo. En las otras especies, aunque disfruten algunas de ellas de la facultad de aprender, con la muerte se borran las experiencias adquiridas. En cambio el “humano” deja escritos e ideas en libros, películas, símbolos etc.

      repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 25 de mayo de 2011 06:17, por Lic. Alfonso Germán Arreola

    La FELICIDAD y "el destino"
    La “Causalidad” es uno de los factores que junto con nuestra mente determinan en gran parte todo el acontecer de nuestras vidas. El “Medio ambiente” es Causa y Efecto en muchos fenómenos y conductas . Esto quiere decir que toda causa física tiene su efecto físico. tiene un por qué, y una explicación aunque se desconozca. Esta ley se cumple en todo los físico: el cosmos, el sistema solar, toda la Tierra En lo que llamamos “la realidad” están la Naturaleza. Y la “Sociedad” En la televisión te han bombardeado toda la vida con “Compre esto o aquello”. Lo ves consiente, luego pasa al subconsciente y cada vez que vas a comprar, adquieres lo que la televisión te dijo. Así como pasa esto, se te graba la negación, la infelicidad, el vivir estrechamente
    Los mensajes que hemos recibido “Yo no puedo ser feliz” “A mí me pasa siempre lo malo”, poco a poco los vamos grabando y si estamos muy mal programados, podemos limpiar la mente de programaciones. Esto es algo dinámico y práctico. “Yo Soy feliz”, “Yo vivo tranquilo”, Yo Soy Positivo, “Yo decreto vivir en paz”.A través de la mente y el poder del decreto, puedes hacer que se manifieste tu Perfección. Nadie es perfecto, pero todos podemos sentir la felicidad y la armonía plena.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 20 de junio de 2011 01:41, por Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo

    Muchos religiosos, políticos y economístas, domestican a los individuos por los mitos y las ideas “abstractas”; pero los individuos podrían controlar la sociedad que los controla. Los trabajadores experimentan que cada día, más maquinas reemplazan sus labores.
    Una sociedad sin religiones, e ideologías, es posible. La dominación de las masas empobrecidas, tiene su base en el colonialismo, la religión, el “mercado mundial”, y “el valor de cambio”,
    Toda generación, encuentra desde su cuna un mundo de ideas con un sistema de representaciones religiosas o doctrinarias, y todo lo que oye y lo que ve cada individuo desde los primeros días de su nacimiento, tiene repercusión en su cerebro. Lo racional del pensamiento se adquiere con la educación y preparación adecuadas.

    repondre message

    • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 9 de julio de 2011 07:19, por Alfonso Germán Arreola

      Hacer planes positivos y actuar para realizarlos y realizarnos, es el camino para que nuestras vidas se vuelvan significativas. La total satisfacción de las necesidades y la plenitud de información, no siempre son posibles; pero de los objetivos fáciles, se pasa a los difíciles. Lo que caracteriza a cada pueblo, es la forma de comunicarse entre sus miembros los más diversos conocimientos.para la convivencia social.
      Alfonso Germán Arreola

      repondre message

      • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 16 de julio de 2011 03:33, por Alfonso Germán

        He recibido comentarios en mi correo; pero considero que deben responder en éste portal, para que más personas nos ayuden a mejorar nustra manera de pensar y actuar para resolver problemas que son comunes a casi todos nosotros.
        Cada dia me convenzo más de que con la educación y la capacitación adecuadas, desaparecen la mayoría de nuestros problemas. Una paternidad responsable, es otra necesidad imperiosa, porque el agua es muy ecaza en muchas zonas del mundo y cada vez hay mas pobres que pueden ser orientados para salir de esa condición.
        No tengo todas las respuestas; pero al conversar con otras personas, siempre surgen ideas interesantes que, entre todos, las podemos perfeccionar y actuar para resolver nuestros problemas o ayudar a otras personas a eliminar los que los afectan.

        repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 18 de julio de 2011 05:31, por Alfonso German

    Es importante no sólo leer a los autores que cita el autor de ésta página, sino encarnar sus frases de sabiduría y actuar de la mejor manera posible para que nuestros ejemplos de vida den lugar a nuevas normas que posibiliten la convivencia y el bienestar de un número cada vez más grande de personas responsables y dispuestas a colaborar en ese bienestar ayudando a los niños, a los jóvenes, a los ancianos y a los incapacitados.
    Si actuamos de la mejor manera posible, sentiremos lo que es la tranquilidad, el bienestar y la satisfacción que muchas veces se traduce en verdadera felicidad.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 20 de diciembre de 2011 02:22, por Alfonso German Arreola

    En todas las religioes hay aspectos positivos y negativos. Si dejamos de pelear por meras creencias y damos ejemplos de vida con la sabiduria que existe y que debemos encarnar, se acaban muchos problemas y conviviremos todos de una mejor maera trabajando para producir e intercambiar bienes y servicios con quienes nos rodean.

    repondre message

  • El ABC de la felicidad: Aristóteles, Buda y Confucio 29 de agosto de 2012 06:42, por Alfonso German Arreola

    El libro que regale describiendo las funciones del cerebro, ha tenido muchas lecturas; pero hasta hoy me di cuenta que no no escribi nada acerca de lo que ocurre cuando dormimos y a quien haya leido mis aportaciones, les pido hagan comentarios al respecto y me orienten para completar otro capitulo relacionado con lo que ocurre cuando dormimos y recordamos o se desata la imaginacion y aparecen cosas que ni hemos vivido ni leido o escuchado y que a veces tienen grandes significados.

    repondre message